+Analista Político

+Columnista del periódico
24 Horas

+Director de
Grupo Transición


Nuevo Libro :


Venta directa de la editorial



La memoria de JEP

Cuento
de
Carlos Ramírez


 
Archivo

COLUMNAS 2015
COLUMNAS 2014
COLUMNAS 2013
COLUMNAS 2012
COLUMNAS 2011
COLUMNAS 2010
COLUMNAS 2009

   
 
El Oficio de Kafka
 

--------------

Columna de Hoy Martes, 6 de Diciembre de 2016

PRI sucesión 2018: regresar a los clásicos, aunque falta que gane

Para quienes saben leer --y no ler-- la realidad real que se esconde detrás de la realidad virtual, la presencia del presidente Enrique Peña Nieto en el PRI el sábado 27 de noviembre tuvo cuando menos tres mensajes en clave para el 2018:

1.- El candidato presidencial va a ser señalado directamente por el presidente de la república.

2.- El espacio de acción va a ser el PRI y por ello ingresó el gabinete al consejo político nacional.

3.- El factor decisivo será el modelo económico que viene desde la sucesión presidencial de 1982.

Lo que no quedó claro es si estas tres reglas operativas serán suficientes para ganar las elecciones presidenciales del 2018 y conservar la presidencia otros seis años más o si la oposición repetirá la hazaña del 2000.

La disputa por la candidatura se ha trasladado al gabinete presidencial, con la certeza cuando menos inmediata de que el PRI y los priístas no causarán problemas con fracturas. Y aunque el presidente Peña parece ya haber decidido en la “intimidad de su despacho” (frase de López Portillo), entonces viene un año de administración de la guerra de posiciones al interior del gobierno.

Otro dato que se refleja de la realidad radica en la certeza de que las circunstancias se han acomodado en sus expresiones extremas para dibujar el mismo escenario de antes: la polarización entre economía y política, aunque no como dilema sino como exigencia para la preparación de los aspirantes a la silla presidencial gestatoria que se carga simbólicamente en cada aparición presidencial.

Desde la sucesión de 1970 el PRI ha llegado a la gran decisión con dos opciones: el representante del modelo económico y el gestor de las crisis políticas. En 1970 fue Antonio Ortiz Mena-Luis Echeverría, en 1976 José López Portillo-Mario Moya Palencia, en 1982 Miguel de la Madrid-Javier García Paniagua, en 1988 Carlos Salinas de Gortari-Manuel Bartlett, en 1994 Luis Donaldo Colosio/Ernesto Zedillo-Manuel Camacho Solís y en 2000 Francisco Labastida Ochoa-Roberto Madrazo Pintado. Y desde 1976 la decisión ha sido la de la continuidad económica.

Ahora mismo el dilema se aparece en los pasillos del poder de Los Pinos: José Antonio Meade y Luis Videgaray Caso representan la continuidad del modelo económico, en tanto que Miguel Angel Osorio Chong dibuja la opción política de administración de la crisis. En la parte política se ha fortalecido la opción Manlio Fabio Beltrones desde fuera del gabinete, pero por la dimensión de la crisis política inmanejable dentro del gabinete. Los demás anotados y hasta autonominados son parte del juego del poder que todo presidente de la república necesita para operar la designación del candidato.

En 1976 y 1982, la opción tecnocrática fue impuesta por la grave crisis económica y administrativa del gobierno federal; la de 1988, 1994 y 2000 estuvo en la lógica de la continuidad del modelo económico. Las candidaturas priístas del 2006 y del 2012 obedecieron a un reacomodo de grupos de poder en medio de presidencias panistas de la república.

Los factores imponderables podrían precisar la selección final: por Trump, el modelo económico no requiere continuidad sino un replanteamiento económico-político, y la crisis política exige la reconstrucción del sistema político. Estas disrupciones podrían alterar el plan de vuelo ya aprobado en Los Pinos.

En este escenario sucesorio ocurrió la decisión presidencial de meter a su gabinete al consejo político nacional del PRI.

 

Política para dummies: La política es la habilidad para identificar la realidad (real) de la realidad (virtual).

 

Sólo para sus ojos:

  • Los diputados que se reparten el presupuesto como bonos son los mismos que en la campaña del 2015 juraron que no habría dispendios. Lo malo es que la sociedad voto por ellos y seguirá votando.
  • La fiesta de las encuestas quiere adelantar vísperas. Pero sólo hay un candidato seguro, el PAN y el PRD no han decidido y los independientes han desbancado al PRD. Pero es al día de hoy; mañana sin duda que van a cambiar las cosas. En el 2006 López Obrador tenía 25 puntos de ventaja y perdió.
  • Gravísima la crisis en el PRD, pero los perredistas están más preocupados por mantener sus parcelas de poder. Lo cierto es que el PRD ha perdido la gran oportunidad de las crisis que afectan al PAN y al PRI, pero carecen de unidad interna y de liderazgo.
  • Muchos ven a China como la salida de la crisis del tratado peor China es maquiladora y su estructura productiva se basa en la piratería. Y Europa no alcanza para salvarse a sí misma. Así que los EE.UU. siguen siendo el aliado comercial; todo es cuestión de agarrarle el modo a Trump.

Grupo Transición