+Analista Político

+Columnista del periódico
24 Horas

+Director de
Grupo Transición


Nuevo Libro :


Venta directa de la editorial



La memoria de JEP

Cuento
de
Carlos Ramírez


 
Archivo

COLUMNAS 2015
COLUMNAS 2014
COLUMNAS 2013
COLUMNAS 2012
COLUMNAS 2011
COLUMNAS 2010
COLUMNAS 2009

   
 
El Oficio de Kafka
 

--------------

Columna de Hoy Miércoles, 28 de Septiembre de 2016

EE.UU.: elecciones del imperio; Trump y Hillary, mismo proyecto

Más allá de las expectativas que levantó el debate estadunidense por el perfil de los dos candidatos más importantes, el fondo mostró la clave de la elección de presidente en los EE.UU.: una competencia entre personalidades, no entre proyectos. Donald Trump y Hillary Clinton exhibieron el mismo rostro del imperio.

El debate exhibió que México fue sólo campaña electoral porque los problemas de los EE.UU. son mayores a la relación con su vecino y que los migrantes. Trump dejó escapar la argumentación de que el fracaso en la lucha contra el terrorismo internacional se localiza en el terrorismo islámico dentro del territorio estadunidense por fallas en la inteligencia doméstica.

Las dos caras del capitalismo imperial fueron exhibidas: la imposición de los intereses estadunidenses por encima de las responsabilidades como potencia mundial: el rostro populista de Hillary con programas asistencialistas que atendrán a algunos efectos de la concentración de la riqueza sin molestar a los ricos y el rostro arrogante de Trump con del capitalismo expoliador empresarial que quiere cobrar la protección de seguridad a otras naciones que le interesa más a la Casa Blanca.

El debate quiso entenderse fuera de los EE.UU. como una expresión de interés internacional, pero en realidad se trató de una presentación de argumentos locales. La realidad es bastante clara: la sociedad mundial no vota por la presidencia, aunque es la que padece sus comportamientos imperiales, lo mismo de Bush Jr. que del Obama deportador y promotor de beneficios para las corporaciones financieras que provocaron la crisis de 2008 pero que fueron salvadas por la Casa Blanca.

El sistema bipartidista estadunidense está diseñado para presentar dos caras de un mismo proyecto capitalista de consolidación del dólar y de expansión imperial. Trump y Hillary salieron a debatir para convencer a la mayoría silenciosa conservadora que votó por Nixon, Reagan y Bush Jr., pero también por los comportamientos belicistas de Clinton y Obama: la Casa Blanca es el centro del poder imperial y necesita a un imperialista al mando.

El único que había desentonado en el paraíso capitalista imperial era Bernie Sanders con su propuesta de socialismo democrático y de medidas radicales contra la apropiación de la riqueza por el 1% de ricos de Wall Street, pero en las primarias demócratas lo vencieron las estructuras de poder controladas justamente por la comunidad geopolítica que agrupa los cinco lobbies de dominación: militar-industrial-financiero-de seguridad-y de producción de armas.

Los EE.UU. votarán por un monarca imperial que defienda el Olimpo. Obama prometió en Berlín en 2008 un mundo sin imperio y su gobierno fue el fortalecimiento del imperio expoliador, asesinando enemigos al margen de las leyes.

El saldo fue parejo: Hillary Clinton ganó en presencia y dominio de datos, aunque demasiado enredados y dirigidos a la élite minoritaria; y Trump salió victorioso porque no lo aplastaron y respondió a la mayoría silenciosa desinteresada en las contradicciones y atenta a la figura arrogante del poder.

 

The White House 2016: las encuestas abiertas y cerradas mostraron lo que ya se veía venir: la polarización de la sociedad estadunidense… Si bien Hillary se presentó como la candidata del establishment de altos funcionarios, Trump anunció apoyo de bases operativas de la estructura del poder… El debate, por lo demás, dejó ver que el presidente Barack Obama carece de legado porque deja una nación más dividida, con más crisis, con mayor pobreza en minorías negras e hispanas, con más guerras y con más terrorismo.

 

Política para dummies: La política es la facilidad para mirar la realidad sin mirarla.

 

Sólo para sus ojos:

  • Crisis en el priísmo por la suspensión de derechos de Javier Duarte, aunque siguen preguntándose si no había otro camino menos humillante.
  • La paz en Colombia forma parte de la reorganización política de América Latina, aunque sin posiciones comunes regionales para geopolítica y desarrollo. La presencia de México ha sido simbólica porque carece de un proyecto de liderazgo político.
  • Ya se descompuso la Ciudad de México al PRD y a Morena, y hay indicios de que el PAN podría capitalizar ese desorden.
  • A pesar de las presiones, el recorte presupuestal a los estados se mantendrá y dificultará la actividad productiva. Banco de México prepara otro ajuste a la baja en el PIB. El principal temor económico es la inflación, sobre todo por el agregado de la devaluación que se está impactando muy rápido en alzas de precios.
  • Ninguna señal en Los Pinos sobre la candidatura 2018, mientras PRD, Morena y PAN se mueven sin presencia priísta.

Grupo Transición