+Analista Político

+Columnista del periódico
24 Horas

+Director de
Grupo Transición


Nuevo Libro :


Venta directa de la editorial



La memoria de JEP

Cuento
de
Carlos Ramírez


 
Archivo

COLUMNAS 2015
COLUMNAS 2014
COLUMNAS 2013
COLUMNAS 2012
COLUMNAS 2011
COLUMNAS 2010
COLUMNAS 2009

   
 
El Oficio de Kafka
 

--------------

Columna de Hoy Martes, 26 de Septiembre de 2017

Corrupción alcanza a Gabino Cué; fue de PAN-PRD-PT-MC-AMLO

Presentado en 2010 por Carmen Aristegui como el símbolo de la transición a la democracia y de la honestidad, el gobernador oaxaqueño aliancista y ex priísta Gabino Cué Monteagudo está a pocos pasos de ser arrestado por corrupción: su secretario de Salud y sus dos secretarios de Finanzas han sido ya encarcelados por peculado.

Cué era presentado como el inicio de la limpieza política en Oaxaca. Con el apoyo del PRD, PAN, Movimiento Ciudadano, PT y López Obrador arribó al poder para comenzar la era del manejo transparente de los recursos: seis años después, la población marginada mayoritaria de Oaxaca estaba peor que en los gobiernos priistas, en tanto que la élite del gobernador había multiplicado sus riquezas y sus negocios. El secretario de Salud, Germán Tenorio, se compró hasta un avión.

Indicador Político había publicado apenas el lunes 18 pasado que el efecto nocivo de los terremotos estaba llevando al gobernador priísta Alejandro Murat Hinojosa a acelerar la persecución penal contra corruptos de su antecesor y el martes 19 se anunció el arresto de los exsecretarios de Finanzas de Cué, Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud Viñas, por corrupción.

Datos revelados a Indicador Político indican que hay dos más en la lista, entre ellos el ex operador personal de Cué, Jorge Castillo, quizá el corrupto más grande en la historia de Oaxaca.

El asunto, sin embargo, no son los colaboradores de Cué sino el propio exgobernador: los expedientes revelan que Cué operó exactamente al estilo de los exgobernadores Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge: construyó desde la campaña una trama de corrupción para apropiarse desde la llegada de los recursos públicos. En cambio, la pobreza subió de 67% a 70.4% y la extrema bajó menos de un punto porcentual. En Oaxaca circulan fotos de la riqueza de funcionarios de Cué que no tenían antes de llegar al poder.

Lo significativo del caso de Cué y sus funcionarios corruptos fue que el gobernador priista Murat Hinojosa no pactó impunidad, se tardó en integrar las pruebas y finalmente han iniciado las órdenes de aprehensión. Los datos de la riqueza acumulada con dinero público de Jorge Castillo suman varios miles de millones de pesos. En algún momento Cué llegó a filtrar la existencia de un presunto acuerdo secreto con el gobernador Murat, pero la realidad fue otra: Cué se enfila a la cárcel.

El caso de corrupción en Oaxaca durante el gobierno de Cué fue destapado desde 2014 --cuando Cué aún era gobernador en funciones-- por su ex secretario general de gobierno, Jesús Martínez Alvarez, quien denunció además al empresario José Cheché Alvarez, inclusive con indicios de vínculos con el narcotráfico que llegaban, cuando menos por las relaciones de poder, hasta el despacho del gobernador Cué.

Lo destacado del caso es que el PAN, el PRD, el PT y MC ahora se hacen los distraídos. Inclusive, el propio Andrés Manuel López Obrador hizo campaña personal junto a Cué presentándolo como el que iba a terminar con la corrupción priísta. Hasta ahora ninguno de los padrinos de Cué ha dicho algo a favor del ex gobernador, aunque en los hechos políticos todos ellos --sobre todo López Obrador-- son cómplices directos de la corrupción de su ahijado político.

Sin mucha alharaca, el gobernador Murat está encarcelando a corruptos. Y pronto puede caer Cué. A pesar el apoyo opositor, a Cué lo traicionó su naturaleza priísta.

 

Política para dummies: la política es la capacidad de decisión para atender reclamos de la sociedad.

 

Sólo para sus ojos:

  • El periodismo ha fallado en el caso de los terremotos: muchas notas lacrimógenas, poco análisis sobre el Estado, el poder y la sociedad. El caso de la inexistente Frida apenas ilustra la distracción para neutralizar la protesta. Y de nueva cuenta, Televisa y sus conductores como los operadores de la manipulación y de la distracción.
  • Otra falla: no puede decirse que fracasó el sistema de comunicación gubernamental; se debe decir que simplemente no existió; y au8nque hubo deficiencia y fallos, al final la ausencia de comunicación se convierte en una política de manipulación por la dispersión de mensajes. De todos modos, urge una estrategia de comunicación oficial para casos de desastres.
  • La equidistancia 19 de septiembre de 1985-19 de septiembre de 2017 es más que simbólica. Otra vez la sociedad rebasó a un Estado que no aprendió la lección de hace 32 años.

Grupo Transición